Información
Usted está aquí:   Inicio  /  Historia  /  El surf se hace profesional

El surf se hace profesional

En 1969 Fred Van Dyke, junto con el financiero de Honolulu Ron Sorrell, fueron los primeros en intentar organizar a los mejores surfistas entorno a una asociación que los representase. El siguiente en intentarlo fue Fred Hemmings, campeón del mundo en 1968, pero tampoco lo logró a pesar de organizar entre otros el primer Pipeline Masters en 1971 (que ganaría Jeff Hakman), y tomar el control de la organización del Duke Kahanamoku Classic y el Smirnoff Pro-Am, los otros dos eventos más importantes de la época tras el fiasco del campeonato del mundo de 1970.

Los Smirnoff Pro-Am, que se celebraron entre 1969 y 1977, fueron un excelente precedente de lo que podría ser un circuito mundial. De entre los 9 celebrados, pasará a la historia el que tuvo lugar en 1974, cuyas mangas finales se celebraron en Waimea Bay en olas gigantescas de más de 7 metros. El campeonato fue calificado por la revista Tracks como “el día más espectacular en la historia del surf”.

Dos años más tarde, en 1976, Hemmings y Randy Rarick creaban el primer circuito profesional de surf bajo el nombre de International Professional Surfers (IPS), con pruebas en Hawaii, Australia y Sudáfrica.

Aunque en 1976 se celebraron dentro del circuito algunas pruebas femeninas, no fue hasta 1977 cuando oficialmente se incorporó al circuito la categoría de mujeres. La hawaiana Margo Oberg, que ya se había hecho con el título mundial amateur en 1968, se hizo con el primer título, que repetiría en 1980 y 1981. La también hawaiana Lynne Boyer sería su gran rival durante estos años. Boyer ganaría los títulos de 1978 y 1979.

En 1977 se introdujo en competición el formato de manga “hombre contra hombre”, muchos más espectacular para el espectador. Ese año, tras la revolución del “backside attack”, Shaun Tomson se haría con el campeonato del mundo en 1977. En 1978 el título sería para Wayne Rabbit Bartholomew.

En 1981 se incluían en el circuito pruebas en California. El importe en premios creció rápidamente, y de los 77.650 $ de 1976 se pasó a 338.100 $ en 1982. En la categoría femenina la evolución de los premios fue menor: pasó de 19.500 dólares a 42.000 dólares en esos años.

A pesar de este crecimiento, en 1982 los surfistas, y gran parte de los medios, creían que el IPS no estaba creciendo lo suficientemente rápido, y a finales del año, Ian Cairns, con el apoyo financiero de la marca Ocean Pacific, lideró una revuelta tras la cual el IPS fue reemplazado por la Asociación de Profesionales de Surf (ASP), con Cairns como director ejecutivo.

 

En el primer año del circuito ASP el importe de los premios creció hasta los 487.900 dólares. Durante los siguientes 20 años la ASP continuó creciendo, creando un circuito con más de 25 eventos por temporada y con un éxito cada vez mayor de público. Todo este crecimiento explotó de algún modo durante el Ocean Pacific Pro celebrado en 1986 en la playa de Huntington Beach. 30.000 espectadores se concentraron en la playa para ver las finales, en un fin de semana soleado y con un swell que había traído las mejores olas del verano. Pero tan pronto como la final comenzó, se inició una revuelta. Un grupo de espectadores borrachos llegaron a reducir a la policía, y quemaron varios vehículos patrulla y del servicio de socorrismo; un helicóptero de la policía tuvo que alejarse de la zona ante el aluvión de botellas de cerveza que se le lanzaban desde tierra; un capitán del servicio de socorristas tuvo que hacer varios disparos al aire para que la muchedumbre no arrasase con la caseta de socorrismo. Lo ocurrido no encajaba con la imagen pública a la que se había conseguido asociar al surf en los últimos años, pero en cierto modo era sintomático de lo que se había convertido el circuito, un circo que cada vez se alejaba más de lo que para muchos surfistas significaba el surf

  1976  /  Historia  /  Última actualización: enero 8, 2018 por Administrador  / 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *