Información
Usted está aquí:   Inicio  /  Historia  /  El Prestige

El Prestige

Nadie podría imaginar en aquel momento el alcance y protagonismo que tendría en los siguientes meses la noticia que el día 13 de Noviembre del 2002 saltaba a la prensa. Un barco, de nombre Prestige, navegaba, con tan sólo su capitán y su jefe de máquinas a bordo, a pocas millas de las costas gallegas. El barco transportaba 77.000 toneladas de fuel.

Pocos días más tarde las primeras toneladas de fuel llegaban a la costa. Comenzaba una gran pesadilla, y en cierto modo también una intensa batalla, que en los meses siguientes se extendió por toda Galicia, el norte de Portugal, toda la costa cantábrica y el sur de Francia, en la mayor catástrofe medioambiental ocurrida en el sur de Europa.

Pero aquella no era la primera tragedia de este tipo que tenía lugar en las costas gallegas. El Polycomander, en 1970 en la Ría de Vigo, con el vertido de 35.000 tn, el Urkiola, en 1976 en la ría de La Coruña, con 100.000 tn, el Andros Patria, en 1979 en Finisterre, con 50.000 tn, y el Mar Egeo en la ría de La Coruña, en 1992, con 79.300 tn, tuvieron lugar antes que el Prestige. Pero esta es sólo la lista de buques que transportaban fuel. Existen otros naufragios de buques con mercancías peligrosas como el Casón o el Erkowit, que también han tenido lugar en nuestras costas.

Pero el Prestige fue diferente a todos los demás por el movimiento social que generó. Entre las diferentes organizaciones que se mostraron muy activas durante esos meses, se encontró la Surfrider Foundation, que había abierto delegación en Galicia en 2001 de la mano de Bosco Imbert y del Océano Surf Club. La antena local de Galicia estuvo activa hasta el año 2009, organizando durante esos años más de 100 actividades vinculadas con el medioambiente, y que ha dado paso a otros colectivos, vinculados con el surf, como Coge3, que centra su actividad en la denuncia de la proliferación de plástico en los océanos, uno de los problemas más relevantes a los que ha de hacer frente nuestra sociedad, no sólo por el daño que causan los objetos producidos con este material en la flora y fauna marina, sino también en los propios humanos, a los que llega a través de la cadena trófica al encontrarse fragmentado, casi “disuelto”, en el mar.

  2002  /  Historia  /  Última actualización: noviembre 5, 2017 por Administrador  / 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *