Información
Usted está aquí:   Inicio  /  Historia  /  ¿Realmente llegó el surf a Europa?

¿Realmente llegó el surf a Europa?

En 1912, Ignacio de Arana, cónsul de España en Hawaii durante los primeros años del siglo XX, regresa a Alava con una tabla de madera, un olo de 80 kilos de peso, con la que se cree había surfeado en la playa de Waikiki. En su equipaje trae también un ejemplar del libro “The Surf Riders of Hawaii”, escrito por A. R. Gurrey Jr. en 1911. A pesar de que no hay constancia de que Ignacio de Arana surfease en nuestras costas a su regreso de Hawaii (moriría en Liverpool en 1919), el suyo es el primer contacto con el surf de alguien de nuestras costas del que existe evidencia documental.

En esta época los primeros ecos sobre el surf comienzan a llegar a la prensa europea. Del mismo año de la publicación del libro “The Surf Riders of Hawaii” es la primera referencia en prensa que se efectúa relativa al surf en nuestro país. Según las investigaciones realizadas por el historiador Daniel Esparza, fue en el diario La Vanguardia del 5 de septiembre de 1911, en un artículo, en el que bajo el título de “Un nuevo deporte acuático: los montadores de olas”, se daba a conocer un libro escrito por Alexander Hume Ford en el que se describía la práctica del surf en Hawaii.

Además de la referencia de Arana, en los últimos años han aparecido en diversos lugares de Europa documentos que atestiguan la llegada del surf al viejo continente en las primeras décadas del siglo XX. La serie documental de la BBC “Sea Fever” sacó a la luz en 2010 una película, con imágenes de surf, grabada en alguna playa de Cornualles (Reino Unido). En 2011, el Museo Británico do Surf  hizo públicas otras imágenes del periodo 1929-1931.

Anteriores a estas, aunque grabadas en Hawaii, se conservan imágenes del Principe de Gales, Eduardo VIII, surfeando en la playa de Waikiki en 1920. Y también de la escritora Agatha Christie, la primera europea en probar el surf en 1922 en la playa de Muizenbeerg, cerca de Ciudad del Cabo, a donde había llegado junto con su primer marido, el arqueólogo Archibald Christie, en una etapa de un viaje que les llevó también a Sudáfrica y Hawaii.

Fotografía descubierta por el Museo de Surf Británico de la visita del Príncipe de Gales, Edward VIII, a la playa de Waikiki, Hawaii en 1920 (fuentente: Museum of British Surfing /SWNS)

Se cree que el surf llegó a las Islas Británicas, tras la I Guerra Mundial, a través de soldados británicos que entraron en contacto con el surf en Sudáfrica y Australia. Ejemplo de ello es la figura de Nigel Oxenden, soldado británico que en el año 1923 creó el Island Surf Club en la isla de Jersey. Se conservan también documentos gráficos de la práctica del bellysurfing, o planking, en las playas de Newquay en 1925, y de la llegada a las islas de una tabla de surf, en 1938, enviada por el Outrigger Surf Club de Waikiki a un local de Newquay llamado Jimmy Dix.

Una película documental portuguesa, grabada en 1927 por el Servicio Cinematográfico del Ejército, muestra a un grupo de hombres en la playa de Leça da Palmeira, un arenal cercano a O Porto, practicando bellyboard con una alaia. Se cree sin embargo que los “protagonistas” de las escenas no son portugueses, sino británicos, lo que confirma aun más si cabe la entrada del “surf” a Europa, o al menos de la práctica de deslizarse en las olas, a través de las islas británicas.

 

Película completa en Cinemateca

Portada:
Imaxe de Agatha Christie.

  1910  /  Historia  /  Última actualización: noviembre 5, 2017 por Administrador  / 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *